Menú Principal
15 de Junio de 2022

Médico con vasta experiencia internacional asume Dirección del Hospital Salvador

Porteño de nacimiento, con treinta y cuatro años, de dilatada trayectoria profesional y una incuestionable vocación por la salud pública que lo ha llevado a ser parte de misiones médicas en el Congo, en la República Centro Africana, México y Perú, el joven médico cirujano Johan Álvarez Leiva asumió desde el 1 de este mes, la Dirección del Hospital El Salvador de Valparaíso. El nobel galeno agrega así el cerro Playa Ancha, a los territorios donde ha ejercido la medicina o ha hecho gestión clínica, sumándolo a su lista de destinos laborales, que incluye -además de los mencionados destinos extranjeros- a las comunas nacionales de Putaendo, Villa Alemana, Santiago, Viña del Mar y Valparaíso, esta última donde asumió el desafío de integrar el Comité Operativo contra la pandemia del Covid 19, implementado en el Hospital Carlos Van Buren, recinto asistencial donde fue Jefe de la Unidad de Emergencia Adultos y en el que también asumió el desafío de liderar la Unidad Respiratoria Adultos, en medio de la pandemia más compleja del último siglo.

Con experiencia en la Organización Panamericana de la Salud, el Dr. Álvarez, Médico Cirujano titulado en la Universidad de Valparaíso, con formación en el control y respuesta de epidemias, también dirigió el Centro de Atención Integral, (CAI), en Ciudad de México, un espacio de Médicos Sin Fronteras donde personal médico, psicológico, de fisioterapia y trabajo social brindan atención especializada a personas migrantes, refugiadas y población mexicana.

Álvarez, quien además es docente universitario, ha asumido quizás uno de sus más importantes y complejos desafíos, como es liderar el icónico Hospital El Salvador, recinto asistencial dependiente del Servicio de Salud Valparaíso San Antonio, especializado en salud mental, que entrega atención integral a personas con trastornos psiquiátricos y problemas de adicción a drogas y alcohol en la Región de Valparaíso. A propósito de su llegada, nos planteó su análisis y principales desafíos.

 ¿Cuáles son sus principales desafíos como nuevo director del Hospital del Salvador?

La principal tarea es recuperar y reparar este espacio terapéutico seguro en salud mental, ubicado estratégicamente junto al mar. Transformar este espacio de salud en un espacio seguro para nuestros pacientes, para nuestros funcionarios y para quienes hacemos labores de coordinación. Es un desafío sustentar nuestra gestión en los principios de nuestro hospital, que nos hagan tener una capacidad incuestionable de poder acoger, cobijar y respetar tanto a nuestros pacientes, como a nuestros funcionarios.

Nuestra gestión se sustentará en un profundo análisis, intervención y cambios en la forma interna que tenemos de organizarnos, en fortalecer nuestra gobernanza interna, que nos permita asumir y adoptar formas de trabajo que sean ágiles, flexibles, eficientes y eficaces en gestión, en salud. Que esto nos permita y que se materialice en una planificación estratégica bien fundada, que sea visible y conocida por todos en un dossier de actividades a hacer y que esto genere el marco para que todos nuestros equipos puedan hacer la asunción responsable de aquellas medidas que nos permitan a nosotros innovar en pos de los cuidados de nuestros pacientes.

Este trabajo que queremos desarrollar también busca generar un posicionamiento público en el contexto de la valoración que –con justicia- se le ha dado últimamente a la salud mental, dadas las contingencias nacionales o regionales. Debemos ser capaces de hacernos preguntas respecto de la salud mental de la región, la salud mental de nuestros adolescentes. Son temas que debemos conversar y abordar responsablemente.

¿Qué evaluación hace del estado de situación actual y cuáles aspectos de ello son los que abordará?

Una evaluación se hace con más tiempo, pero mi impresión inicial, que es muy habitual en el área salud, es que los recursos parecieran no ser lo suficientes para poder brindar la mejor de las atenciones a nuestros pacientes y a nuestros funcionarios. Creo que en esta evaluación inicial del Hospital El Salvador, pareciera que hay una precariedad que está normalizada, que me ha ocurrido también en otros proyectos en los cuales hemos estado y creo que no es el camino. Esta precariedad se aborda no solamente con los recursos que se puedan gestionar, físicos y económicos, sino que también con otros aspectos que son tanto o más relevantes y que tienen que ver con el alma, el trato, la empatía. Podría ser una innovadora forma de hacer gestión y creo que esa otra mirada también es uno de los hitos de gestión.

¿Cómo asume esta designación y de qué manera su experiencia profesional marcará su administración?

Asumo este desafío con confianza, con mucha convicción y también con ganas de querer estar acá para poder contribuir a la reconstrucción de este espacio terapéutico seguro en salud mental. Lo asumo con bastante responsabilidad, entendiendo en qué estado está la situación actual de la organización. Desde mi visión profesional, que está marcada por el trabajo en crisis humanitarias, en emergencias, en urgencias, trabajando con equipos multiculturales, de diversas nacionalidades, en diferentes espacios, creo que será una administración próxima y cercana, a los pacientes, a los funcionarios, con una dirección que pone a la persona en el centro de lo que se está administrando. Cuando hablo de persona, evidentemente hablo de los pacientes, de funcionarios y de todos quienes hacemos la comunidad hospitalaria.

 

¿Qué mensaje le envía a la comunidad hospitalaria y a la comunidad de Valparaíso en general?.

Por un lado, la comunidad hospitalaria debe saber que conozco, sé y siento mi rol como director en este hospital y que tengo claro que debemos generar un mejor contexto para que los profesionales puedan trabajar de mejor manera en este espacio terapéutico de privilegiada ubicación a un costado del mar, de manera que tengan las mejores condiciones para trabajar por y para nuestros pacientes. A la comunidad de Valparaíso decirle que debe saber que somos un espacio de extrema relevancia y de muchas particularidades que como ciudad hay que proteger.

¿Qué significación tiene la salud mental en estos tiempos y cuál es el rol de su Hospital en ello?

Hace muchos años que ya se redefinió el concepto de salud, en lo cual, el ámbito de salud mental, espiritual, social son igual de relevantes que la patología física. Lamentablemente post-Covid, las afecciones por salud mental han ido en aumento. El contexto social también ha permitido que afloren muchas más afecciones de salud mental. Lamentablemente muchas de ellas requieren cuidados de alta complejidad que normalmente se ofertan en el Hospital del Salvador. Si bien se ha avanzado hacia un modelo de salud mental más comunitario, más familiar, porque evidentemente es la familia que enferma o se afecta con un paciente, aún queda una población no menor y que va en aumento, que requiere una prestación en un espacio de mayor complejidad.