Menú Principal
14 de Enero de 2023

Enero mes de la Lucha Mundial Contra la Depresión

El 13 de enero se conmemoró el Día Internacional de la lucha contra la Depresión, enfermedad de salud mental que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, siendo considerada como la primera causa mundial de discapacidad según la Organización Mundial de la Salud OMS.

Reconocida como un trastorno del estado del ánimo, en donde los sentimientos de tristeza, desgano o melancolía interfieren con la vida diaria. Puede ser por un periodo temporal o permanente y se clasifica en términos de leve, moderada o severa, pudiendo impactar a personas de todas las edades con predominancia en los adolescentes y personas de la tercera edad.

La psicóloga clínica de la Unidad Infanto Juvenil Atención Cerrada Daniela Buono-Core, explicó una de las razones de por qué en la adolescencia existen factores claves que podrían llevar a un cuadro depresivo, señalando que “justamente antes de la adolescencia hay un poda sináptica (eliminación de estructuras neuronales innecesarias que afecta principalmente a la recepción  de los neurotransmisores), cuando la creación de las nuevas neuronas se ve interrumpida puede influir en cambios conductuales y psicosociales, las estructuras involucradas en este proceso participan en el control de nuestras emociones, de nuestra conducta y personalidad. Si por ejemplo, un niño, niña o adolescente experimenta situaciones traumáticas durante este periodo de poda sináptica, podría conllevar conductas desinhibitorias e inapropiadas, cambios emocionales bruscos, labilidad emocional, dificultades para responder a señales sociales y falta de consecuencia de sus actos, esto se relaciona mucho en la susceptibilidad a entrar en un estado depresivo como también a todas las conductas asociadas como descontrol de impulsos, desajustes conductuales, conductas riesgosas, consumo de alcohol, ideación suicida, embarazo precoz, etc.

Ante lo anterior cabe preguntarse ¿cómo los adultos podemos apoyar a nuestros jóvenes en este periodo? Buono-Core señala que es primordial mantener una comunicación fluida, de confianza, sin ultrapasar la privacidad de los adolescentes, intentar forjar vínculos afectivos mediante sus intereses y que cuando un joven disminuye su interés por cosas que antes le gustaban mucho, también es una alerta que se debe atender y puede ser síntoma de un estado depresivo.

¿Cuáles son las señales que podrían indicar la enfermedad?

Las señales a las que debemos estar alertas pueden ser muy evidentes o por el contrario pasar desapercibidas, el Médico Psiquiatra Raúl Cárdenas jefe de la Unidad de Mediana Estadía del Hospital Del Salvador aclara que “cuando hay señales visibles, la persona tiende a verse diferente, más lenta, aislada, desconcentrada o retirada, con el ánimo cambiante o decaído, pueden sufrir de insomnio, dificultades en sus tareas diarias, problemas en el apetitos con aumento o disminución de este. Todo esto dependerá del grado de depresión, en su mayoría son estados de ansiedad y angustia o inquietud de que algo me va a pasar, se anda temeroso. También se pueden presentar síntomas somáticos, le tiembla a la persona un ojo, dolores en la cabeza, temblores de manos, boca seca, dolores en el pecho, caída del pelo, u otros. Hay que distinguir entre depresiones que son reactivas a algo en particular, alguna situación de estrés y otras en la cual hay una predisposición personal, como la depresión endógena.”

El valor de escuchar

Si la persona está sufriendo y carece de iniciativa de pedir ayuda, ojala su entorno significativo pueda pesquisarlo y compartir con ella, escucharla, tener empatía. No importan tanto las opiniones que le des, escuchar y acompañarle es lo más importante, reflexionó el médico psiquiatra Raúl Cárdenas. Ante lo mismo, la psicóloga de la Unidad Infanto Juvenil agregó que “lo primero y más importante cuando llega un niño o niña a la sala de hospitalización, es la evaluación, en el fondo entender el contexto psicosocial y saber que está pasando con él o con la niña, desde cuando presenta la sintomatología, escucharles y observarles atentamente”.